4 consejos de nutrición para mantenerte fuerte este otoño
Ir al blog

4 consejos de nutrición para mantenerte fuerte este otoño

El otoño es una época de cambio. El paisaje se transforma y el ambiente se torna un poco más gris y fresco. Nuestro cuerpo nota el cambio de ritmos y hay personas que pueden llegar a sufrir cierta desmotivación, astenia otoñal y falta de energía. Sin embargo, con el otoño la naturaleza también nos regala algunos elementos que nos pueden ayudar a adaptarnos mejor al nuevo entorno.

Productos de temporada para aumentar las defensas en otoño

Una alimentación saludable es siempre un elemento fundamental para el bienestar de una persona. Nuestra dieta en otoño tiene que ayudarnos a superar el mayor desgaste físico y mental que sufrimos en esta época, y algunos alimentos de temporada pueden convertirse en nuestros mejores aliados. Además, este es el mejor momento para fortalecer el sistema inmunológico de cara al invierno que vendrá después.

Como decíamos, algunos productos típicamente otoñales pueden contribuir a que mantengamos la energía y seamos capaces de seguir rindiendo al máximo en el trabajo y en la vida. Ten en cuenta estos consejos para desarrollar una dieta rica en nutrientes adecuada para esta época del año:

  • Incorpora alimentos con alto potencial antioxidante, que te ayudarán a evitar inflamaciones e infecciones. Para ello consume frutas como la manzana o la granada, o verduras como las coles, la coliflor, el brócoli, etc. Puedes incorporarlos a tu dieta de muchas formas: salteadas, gratinadas, al horno, en guisos…
  • Haz al pescado azul protagonista de tus menús. El pescado azul contiene también antioxidantes y vitaminas B y C, especialmente indicadas para la salud del sistema nervioso. Aporta mucho Omega 3, muy beneficioso para el corazón y el funcionamiento del cerebro, y además te ayuda a fortalecer los huesos.
  • Disfruta de los frutos secos. Si necesitas un pequeño extra de energía entre horas, olvídate de los snacks y piensa mejor en tentempiés naturales, como los frutos secos. Las avellanas, por ejemplo, son ideales para el otoño. Ricas en ácidos grasos poliinsaturados como el ácido linoleico o el Omega 6, son también una fuente excelente de vitamina E, otro antioxidante que ayuda a prevenir muchas enfermedades. Las avellanas incluyen también minerales como el selenio y el manganeso, que te ayudarán a poner tus defensas a tope.
  • Añade las setas a tu dieta. Dentro de los alimentos que asociamos con el otoño están sin duda las setas. Para muchos además de nutritivas resultan deliciosas, por lo que no te resultará difícil incorporarlas a tu mesa. Existen muchas variedades y se pueden preparar de infinidad de formas, con lo que tenemos un alimento con muy pocas calorías pero con gran poder alimenticio, que aporta grandes cantidades de vitaminas D y B y yodo. Sin embargo, recuerda también que es una comida que puede resultar fuerte para el estómago, por lo que no conviene abusar de la cantidad y tener precaución si se consume por la noche.

Recuerda estos consejos cuando pienses en qué comer cada día, y conseguirás superar la vuelta a la rutina con ánimo y energía, además de prepararte para este invierno estar más fuerte que nunca.

Ir al blog

TAGS:

También te puede interesar