La mitad de los españoles no trabajaría en una empresa con mala imagen
Ir al blog

La mitad de los españoles no trabajaría en una empresa con mala imagen

El Employer Branding tiene como objetivo que los empleados estén contentos en la empresa en la que trabajan y que esto repercuta en la imagen de la compañía como empleador.

Sodexo explica seis claves para establecer esta estrategia con éxito.

En la actual era de la información, cuando una persona está buscando empleo no sólo presta atención a las condiciones de la vacante, hay otros aspectos que están empezando a ser parte fundamental de la decisión final a la hora de decantarse por una u otra compañía.

Una de estas cualidades a las que las empresas deben prestar especial atención se denomina Employer Branding, que no es otra cosa que la imagen que transmite la empresa a su plantilla.

De hecho, según un estudio de Randstad[1], un 50% de los de los candidatos afirma que no trabajaría para una empresa con mala reputación, ni siquiera con una subida de sueldo.

Origen del employer branding

Este concepto que surgió a finales de los años 70 tiene como objetivo que los empleados estén contentos en la empresa en la que trabajan y que esta satisfacción impacte en la imagen de la compañía como empleador.

Esto se ha visto reflejado en los departamentos de recursos humanos, por eso, de acuerdo al estudio mencionado anteriormente, un 80% de los de los líderes de RRHH coinciden en que poseer una employer brand potente aumenta significativamente la capacidad de contratar a los empleados adecuados.

Un 80% de los de los líderes de RRHH coinciden en que poseer una employer brand potente aumenta la capacidad de contratar a los empleados adecuados. Clic para tuitear

Qué es necesario para crear una estrategia de Employer Branding

Pero, ¿qué es lo que deben tener en cuenta las empresas a la de hora de elaborar sus estrategias de employer branding? Desde Sodexo, hemos desgranado una serie de recomendaciones para lograr el éxito y conseguir que el perfil de la empresa sea lo más atractivo posible.

  • Establecer objetivos

    Lo primero es definir qué queremos conseguir con la estrategia de employer branding. Puede ser la contratación de empleados con más talento, conseguir que aumenten las candidaturas para los puestos vacantes o para incrementar positivamente la imagen de la empresa entre los trabajadores. Fijar los objetivos ayudará a que se desarrolle una mejor estrategia.

  • Definir el perfil del empleado

    Al igual que los objetivos, debemos elegir el perfil de empleado al que queremos llegar. Pueden ser los profesionales que ya forman parte de la compañía, lo que se conoce como retención de talento, o la búsqueda de nuevos talentos. En el último caso, además, debemos establecer el perfil al que se quiere llegar, trabajadores con mayor o menor experiencia, especializados en ciertas materias, etc. Una vez que tengamos claro el tipo de empleado, será más fácil implementar nuestra estrategia.

  • Conocer a los trabajadores

    Para posicionarse como el mejor lugar de trabajo la empresa debe conocer las necesidades de su plantilla y las razones por las que forman parte de la compañía. De este modo, al conocer las motivaciones de la plantilla actual será más sencillo saber qué deben ofrecer para mejorar su imagen a los trabajadores actuales y a los futuros candidatos para que elijan trabajar en ella.

  • Potenciar la imagen de la empresa y comunicarla

    La compañía debe establecer un plan de comunicación para dar a conocer sus valores en los diferentes canales de comunicación, como los diferentes perfiles de redes sociales. De este modo, hará pública la imagen de la empresa, al mismo tiempo que atraerá a nuevos talentos. Todo ello bajo la estrategia de employer branding

  • Los propios empleados los mejores portavoces

    Aunque la propia compañía realice comunicaciones utilizando estos mensajes, la percepción aumenta si lo hace en boca de sus protagonistas. Es por eso que convertir a la plantilla en portavoces de la compañía puede darle un mayor peso, ya que no hay mejor embajador que alguien que forme parte de la empresa y que experimente los beneficios en primera persona.

  • Hacer seguimiento del proceso y medir los resultados

    Una vez establecida la estrategia debemos realizar un seguimiento del proceso e ir comprobando si se están cumpliendo los objetivos establecidos. De este modo la compañía sabrá cuáles se están consiguiendo y cuáles no y cómo se encuentran sus empleados y si el employer branding está funcionando o no.

La imagen de la empresa se está posicionando como una de las razones con mayor peso a la hora de elegir trabajar para una compañía,” declara Miriam Martín, nuestra directora de Marketing. “Es por eso que en una época en la que los empleados tienen acceso a toda la información, las compañías deben asegurarse de que sus estrategias para retener y atraer talento se conozcan y lleguen a sus empleados, actuales y futuros.”

  • [1] Global Trends 2019
New call-to-action
Ir al blog

También te puede interesar