Diseña un plan de incentivos que motive a tu equipo
Ir al blog

Diseña un plan de incentivos que motive a tu equipo

En un mercado laboral cada vez más exigente y diverso, atraer y retener el mejor talento es uno de los principales retos a los que se enfrentan los departamentos de recursos humanos. Las distintas generaciones de trabajadores que conviven en las empresas, con diferentes aspiraciones y necesidades, exigen diseñar una oferta que sea capaz de motivar a todas ellas para que ofrezcan lo mejor de sí mismas en el entorno profesional, al tiempo que les ayude a mejorar su calidad de vida en general. Y es aquí donde los incentivos juegan un papel decisivo.

Desarrollar una propuesta de valor atractiva para los empleados es el primer paso para una estrategia de atracción del talento, lo cual ha situado en primer plano el employer branding, que consiste precisamente en comunicar esta propuesta de forma efectiva. Desde el proceso de selección hasta la retribución y el reconocimiento, los elementos que configuran la experiencia del empleado son múltiples y la empresa puede aprovecharlos para diseñar esa oferta que haga que un profesional decida escogerla antes que otra a la hora de trabajar.

Los planes de incentivos constituyen un elemento fundamental de esa propuesta de valor que las empresas ofrecen a sus empleados. Así lo reflejaba nuestro Estudio de Tendencias Laborales 2015, según el cual las compañías que cuentan con programas de incentivos y reconocimiento bien diseñados consiguen aumentar las ventas un 50 % y obtener unos beneficios que superan hasta en un 27 % la media de su sector.

¿Cómo se puede diseñar un plan de incentivos y reconocimiento realmente efectivo?

1. Definir bien los objetivos

El éxito de un buen plan de incentivos debe partir del establecimiento de unos objetivos claros, pensados a la medida para conseguir los efectos deseados. Aquí es importante plantearnos algunas preguntas: ¿queremos reforzar el compromiso del equipo?; ¿aumentar las ventas y la productividad?; ¿impulsar los valores de la organización?; ¿mejorar los procesos?; ¿recompensar la fidelización de los clientes o el trabajo de nuestros empleados?

2. Identificar los incentivos que motivarán a cada empleado

En este punto resulta fundamental conocer a los empleados y comunicar eficazmente las posibilidades que existen. Las motivaciones de cada uno son muy diferentes y solo se puede acertar contando con una amplia variedad de incentivos y la posibilidad de que se puedan personalizar en función de las necesidades. En ocasiones un catálogo online resulta la mejor opción para acertar con los gustos y motivaciones de cada participante en el programa. Ser conscientes de las preferencias culturales y generacionales de la plantilla resulta clave para obtener su compromiso.

3. Escoger el programa que cumpla con los objetivos

Una vez clarificados los dos pasos anteriores, lo siguiente es escoger entre las diferentes opciones, desde programas sencillos para incentivos puntuales tales como un premio de antigüedad o la tradicional cesta de Navidad a otros más elaborados y de larga duración. A menudo contar con profesionales expertos es lo más sencillo y eficaz. Con el objetivo de facilitar a las empresas la utilización de estos planes, nuestros servicios de beneficios e incentivos ofrecen programas de incentivos y reconocimiento que incluyen herramientas online de rápida puesta en marcha y fácil uso donde cada usuario encontrará una gran variedad de opciones entre las que elegir el incentivo que más le motive en cada momento.


Una marca de empleador potente se construye a partir de numerosos factores que van más allá de la compensación monetaria, como es la flexibilidad y la conciliación familiar –hoy una de las piezas imprescindibles del salario emocional– , junto con una cultura de empresa afianzada en el reconocimiento, la motivación y los incentivos.

De hecho, Según Mia Mends, CEO, Benefits & Rewards Services Sodexo USA, un buen plan de incentivos que reconozca el buen hacer del equipo redundará en un aumento de hasta un 20 % del compromiso de los empleados, sin olvidar que gracias a las nuevas tecnologías, es más fácil que nunca ponerlos a disposición de los empleados para ofrecerles una experiencia personalizada y orientada a aumentar su calidad de vida.

New call-to-action
Ir al blog

También te puede interesar