Las mejores estrategias para la gestión del tiempo
Ir al blog

Las mejores estrategias para la gestión del tiempo

Descubre las mejores estrategias para gestionar tu tiempo en el trabajo de forma exitosa


¿Te has preguntado por qué algunas personas parecen tener suficiente tiempo para llevar a cabo sus tareas y objetivos diarios, mientras que otras siempre van de una tarea a otra y nunca parecen terminar nada?
¿Crees que la razón es que los primeros tienen menos cosas que hacer? No, es mucho más probable que estén gestionando su tiempo de manera más efectiva y poniendo en práctica estrategias de administración del tiempo.

La gestión del tiempo es algo sencillo como concepto, pero es mucho más complejo llevarlo a la práctica de forma eficiente. La gestión del tiempo es la forma en que decidimos utilizar el tiempo que tenemos para maximizar nuestra productividad en el logro de ciertos objetivos a corto y a largo plazo.

Todos queremos aprovechar al máximo las 24 horas que tiene el día. Sin embargo, algunas personas logran mayor productividad, éxito y calidad de vida con la misma cantidad de tiempo que otras. Por tanto, podríamos preguntarnos cómo podemos gestionar el tiempo de forma exitosa. Este conjunto de estrategias clave nos ayudará a conseguirlo.

Averigua en qué pierdes el tiempo

Muchas veces somos presa de los denominados “ladrones de tiempo”, que nos roban las horas que podríamos estar usando mucho más productivamente. Es importante identificar qué es lo que nos hace perder el tiempo. Las redes sociales, el WhatsApp y el correo electrónico son algunas de las principales causas que nos llevan a invertir hasta tres horas diarias de nuestro tiempo.

Aprende a distinguir entre urgente e importante

Es importante diferenciar las tareas urgentes —aquellas que debemos priorizar y llevar a cabo de manera inmediata— de las importantes, que podemos realizar a posteriori.
Contestar el teléfono de la oficina es urgente, ya que si no lo hacemos, la llamada se pierde. Leer el correo es importante, pero quizás no sea siempre urgente. Mirar nuestro feed personal de Facebook o Instagram no es ni urgente ni importante en el trabajo, y es una tarea que podemos reservar para el final del día cuando lleguemos a casa. Esta distinción entre urgente e importante es una de las claves para gestionar nuestro tiempo, planificar de forma eficaz las tareas y minimizar las distracciones.

Crea un plan diario

Utiliza los primeros 30 minutos del día para crear una lista de tareas diarias que se adapten a la planificación semanal de tus objetivos. Prioriza las tareas para ese día estableciendo un punto de referencia de rendimiento. Por ejemplo, si tienes 20 tareas para un día determinado, ¿cuántas de ellas realmente necesitas llevar a cabo en el mismo día?

Diseña rutinas y cumple con ellas

Si bien siempre pueden surgir imprevistos durante la jornada laboral, serás mucho más productivo si te habitúas a seguir rutinas de trabajo la mayor parte del tiempo. A la mayoría de las personas, crear y seguir una rutina les permite gestionar mucho mejor su tiempo y finalizar las tareas del día previstas.

Establece límites de tiempo para las tareas

Una tarea como leer y contestar correos electrónicos nos podría llevar todo el día si no nos marcamos un límite de tiempo para hacerlo. Por ello, es recomendable establecer, por ejemplo, bloques de 15 minutos cada tres horas para revisar la bandeja de entrada del email. También es importante marcar el inicio y el final de las reuniones para evitar que se eternicen y perder el día sin hacer nada más. Esta estrategia de acotar el tiempo puede aplicarse a diferentes tareas, y de esta manera evitaremos la sensación de que algo concreto nos absorbe siempre la mayor parte de la jornada laboral.

Ordena y organiza tu entorno

Ordena y organiza tu entorno

Un entorno desordenado provoca falta de concentración y hace perder el foco. Y, cuando no estamos concentrados, es más probable que tengamos que invertir más tiempo de lo necesario en realizar nuestras tareas laborales diarias. Para evitarlo, es importante mantener nuestra mesa y nuestro entorno de trabajo en orden y organizado, sin montones de papeles ni objetos inútiles que te despisten de forma continua. Empieza ordenando un día tu mesa y sigue con un cajón, una estantería, el armario… El orden te ayudará a gestionar mejor tu tiempo y a ser más productivo.

No pospongas las tareas

Si te encuentras posponiendo o poniendo excusas para no hacer algo, pregúntate por qué. La procrastinación es uno de los principales enemigos de una adecuada gestión del tiempo y lo que provoca muchas veces es que te sientas sobrepasado al final del día por todas aquellas tareas que has ido posponiendo y que se han acabado acumulando.

No intentes ser multitarea

En general, no hay muchas personas que hagan bien varias cosas a la vez, pues la mente se dispersa y cuesta volver a centrarse en nuestras tareas. Es mucho más efectivo terminar una tarea antes de pasar a otra. Si tienes que ocuparte de muchas labores diferentes, intenta agruparlas y lleva a cabo las que sean similares de forma consecutiva

Aprende a delegar

Delegar es una de las habilidades más difíciles de poner en práctica para muchas personas que creen que haciéndolo todo ellas y controlando cada detalle, todo saldrá mucho mejor. El hecho de no delegar impide administrar y gestionar el tiempo de forma eficaz. Por ello, es necesario y beneficioso compartir y repartir la carga de tareas con las personas de tu equipo en la medida en que sea posible para aprovechar al máximo el tiempo de cada uno.

La gestión del tiempo para asistentes, departamentos de administración y secretaría
Ir al blog

También te puede interesar