Claves para entender la declaración de la renta
Ir al blog

Claves para entender la declaración de la renta

La campaña de la declaración de la renta se prolonga anualmente entre principios de abril y finales de junio, periodo en el que toda persona obligada a pagar el IRPF ha de formalizar este trámite impositivo.


La declaración de la renta es un impuesto de carácter estatal que gestiona la Agencia Tributaria y que grava los ingresos obtenidos por una persona durante el año previo. Se trata de la declaración del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) que han de pagar todas las personas que vivan en España, siempre que cumplan los requisitos establecidos por el Ministerio de Hacienda, entre los que se establece una cantidad mínima de ingresos.

La declaración de la renta se presenta una vez al año, entre principios de abril y finales de junio, y tiene en cuenta:

  • Los rendimientos del trabajo, principalmente se refiere al salario
  • Los rendimientos del capital, procedentes de los ahorros y los inmuebles en propiedad
  • Los rendimientos de actividades económicas, se tiene en cuenta aquellas rentas obtenidas al trabajar por cuenta propia (autónomos)
  • Los rendimientos patrimoniales, ya sea por ganancias o pérdidas

Conceptos útiles a la hora de hacer la declaración de la renta

A la hora de hacer la declaración de la renta, tener claros algunos términos y conceptos facilitará la comprensión de esta gestión burocrática y tributaria:

Borrador:

Documento que la Agencia Tributaria genera en base a la información que tiene sobre los ingresos de cada contribuyente. Se trata de una estimación, por lo que se han de revisar los datos para comprobar que son correctos, pudiendo corregirse antes de presentarla. Una vez que el documento esté completo, puede confirmarse y, entonces, presentarse.

Cita previa:

La Agencia Tributaria pone a disposición del contribuyente un servicio de atención directa para la tramitación de la declaración de la renta. Esta asistencia puede realizarse vía telefónica o de manera presencial en sus oficinas.

Declaración conjunta:

Las personas de una misma unidad familiar tienen la opción de presentar la declaración de la renta de manera colectiva, siempre que sus miembros cumplan los requisitos necesarios para tramitarla. Antes de hacerla de manera conjunta o individual, es aconsejable valorar ambos escenarios para conocer y decidir cuál es más interesante y beneficioso para el núcleo familiar.
Hacer la declaración de manera conjunta o individual es vinculante para el resto de los miembros de la familia, es decir, si uno la presenta por separado, todos han de realizarlo en este mismo régimen. Sin embargo, tramitarla de un modo u otro no establece obligatoriedad para los años siguientes.

Renta a devolver, renta a pagar:

Si al terminar la tramitación, la cifra resultante es negativa, la declaración sale a devolver, lo que significa que Hacienda ha de retornar ese importe al contribuyente. Esto se debe a que, durante el ejercicio que se declara, el pago impositivo del titular ha sido superior al que le corresponde en relación a sus rendimientos (por ejemplo, a través de retenciones en salario), por lo que la Agencia Tributaria le devuelve la cantidad pagada de más.

Si el resultado final es positivo, la renta sale a pagar, y es el contribuyente quien tiene que abonar la parte correspondiente a Hacienda. Al contrario que en el caso anterior, esto se debe a que, durante el año previo, la persona afectada no tributó la cantidad correspondiente a sus rendimientos según la normativa. Si el resultado fuera igual a cero, no se producen pagos extra por ninguna de las dos partes.

Renta WEB:

Servicio digital que, a través de una página web, la Agencia Tributaria pone a disposición de los contribuyentes para tramitar la declaración de la renta. Requiere identificación previa utilizando: certificado digital, DNI electrónico, Cl@ve PIN o número de referencia. Una vez realizada la identificación, se recibirán los datos fiscales necesarios para obtener el borrador de la declaración, proporcionado desde este mismo sistema.

Ventajas de la Retribución Flexible en la Declaración de la Renta

La Retribución Flexible ofrece a los empleados una serie de servicios fiscalmente ventajosos al estar exentos de IRPF, lo que se traduce en una base imponible menor en la declaración de la renta. De este modo, los empleados que disfruten de este plan de incentivos pueden destinar hasta un 30% de su salario bruto anual a servicios exentos de IRPF como son: comida, transporte público, guardería, formación o salud.

En cifras, el ahorro de esta medida en base a los 24.009,12 euros de salario bruto medio anual en España en 2018 (según datos del Instituto Nacional de Estadística), los trabajadores que tengan este sueldo podrían destinar 7.202 euros en servicios exentos de IRPF a través de servicios de Retribución Flexible como: cheques restaurantes (2.640 euros anuales, 11 euros al día durante 20 días al mes), transporte (1.500 anuales, 125 euros al mes), formación (hasta 2.562 euros anuales) y seguro médico (500 euros anuales). Fórmula a partir de la cual se llegaría a obtener un ahorro anual de 2.227 euros.

A los profesionales, poder disfrutar de modelos de Retribución Flexible les permite maximizar el salario neto, a la vez que se ofrecen servicios que mejoran la conciliación y satisfacción de la empresa.

Descárgate la guía práctica para entender tu nómina y tu retribución
Ir al blog

También te puede interesar