¿Sabes cuánto cuesta poner en marcha un plan de retribución flexible?
Ir al blog

¿Sabes cuánto cuesta poner en marcha un plan de retribución flexible?

Los programas de retribución flexible ofrecen al empleado la posibilidad de elegir hasta un 30 % de su salario bruto en productos o servicios sin carga fiscal o limitada, de manera que gasta lo mismo que si su retribución no fuera flexible, pero gracias a la ventaja fiscal ahorra e incrementa su salario neto.

Los cheques restaurante, guardería o los seguros de salud también pueden ofrecerse como un plan de retribución flexible y para la empresa, solo implica los costes de gestión, ya que al no aumentar el bruto del empleado, la base de cotización a la Seguridad Social se mantiene.

Sin impacto en los costes salariales

Al contrario que los beneficios sociales, el importe destinado a los servicios contratados con los planes de retribución flexible salen del salario bruto del empleado; por tanto, no suponen ningún gasto adicional a la empresa.

Por otra parte, los pagos en especie cotizan desde 2014, por lo que la base de cotización del empleado no varía.

Sí se incurriría en un coste de administración y gestión, que dependerá del grado de externalización de los servicios, el proveedor elegido, así como del esfuerzo de comunicación que se quiera hacer para maximizar el impacto interno del plan.

Aumento del poder adquisitivo para los empleados

La gran ventaja de los planes de retribución flexible se encuentra en el aumento del poder adquisitivo de los empleados debido a la exención de IRPF de la cual disfrutan los servicios.

Por ejemplo, en el caso de un joven talento con un salario bruto de 25.000 euros que eligiera algunos de los servicios, las cifras serían las siguientes:

  1. Restaurante: 11 €/día * 20 días laborables/mes * 11 meses = 2.420 €/año
  2. Transporte: 51 €/mes * 11 meses = 561 €/año
  3. Formación: 3.200 €/año

De esta forma, estaría dedicando a retribución flexible 6.181 euros.

  1. Sin retribución flexible, su IRPF ascendería a 3.534,75 euros y su retribución neta se quedaría en 14.136 € (descontando los gastos de comida, transporte y formación).
  2. Con Retribución Flexible, el IRPF supondría 1.978,56 euros y su retribución neta, descontando los gastos de comida, transporte y formación se quedaría en 15.587 €
Por tanto, gracias a esta diferencia en la tributación del IRPF, el poder adquisitivo del trabajador aumenta 1.556 euros durante ese año; es decir, su salario neto, descontando gastos, aumentaría un 10%.

Planes adaptados a las necesidades de sus empleados

A las ventajas fiscales se suman las emocionales. El empleado reconoce el esfuerzo de la empresa por pagar mejor y aumentar su poder adquisitivo mediante servicios que resuelven sus necesidades, a la vez que le permite decidir sobre su retribución.

 

¿Quieres aumentar el salario neto de tus empleados sin aumentar los costes salariales?

 

New call-to-action
Ir al blog

También te puede interesar