Compromiso laboral: qué es y por qué es tan importante
Ir al blog

Compromiso laboral: qué es y por qué es tan importante

El compromiso laboral es uno de los principales factores que ayudan a establecer una cultura de alto rendimiento y productividad. Pero ¿qué es exactamente el compromiso laboral y por qué es tan importante?


El compromiso laboral es un factor que hace que los empleados se involucren tanto con su trabajo como con los objetivos y los valores de la empresa. Un empleado comprometido es alguien que siente pasión con su trabajo, y esto lo demostrará realizando un esfuerzo mayor a la hora de realizar sus tareas.

Por ejemplo, un empleado corriente se limitará a cumplir su función específica sin llevar a cabo ninguna otra tarea ajena a sus obligaciones. En cambio, el empleado comprometido también se interesará por el éxito de su compañía y se esforzará por hacer siempre más de lo requerido y por ayudar a los demás trabajadores.

En otras palabras, el compromiso hace que un empleado no se limite a trabajar para cobrar a fin de mes, sino que, en lugar de eso, se implique física, psicológica y emocionalmente con la organización. Así, un empleado comprometido será más proclive a:

empresa
Estar orgulloso de trabajar en la empresa;
Ser feliz
Ser feliz al llegar cada día al trabajo;
Valorado
Sentirse valorado.

Por el contrario, aquellos empleados que no sienten ese compromiso tienden al descontento y a tener la sensación de que no van a ninguna parte y de que su esfuerzo no vale la pena.

Conseguir una plantilla comprometida es garantía de éxito, tanto para sacar el negocio adelante como para afrontar nuevos retos empresariales.

Vamos a hacer un repaso de los beneficios que hacen que el compromiso laboral sea tan importante:


Compromiso

El compromiso se amortiza

El compromiso hace que los empleados se sientan bien con lo que hacen y los motiva para que den más de lo que se les exige para sacar el trabajo adelante. No es de extrañar, entonces, que un empleado comprometido trabaje con mayor productividad que aquel que no lo esté, ya que el compromiso está estrechamente ligado a otros factores como la
satisfacción o la motivación, que tienen incidencia directa en la productividad.

Según un estudio de Gallup1, la incidencia del compromiso en la productividad es transversal en la organización, ya que mantener una plantilla comprometida produce un aumento de:

Ventas
Las ventas hasta un 20 %;
Rentabilidad
La rentabilidad del negocio hasta un 21 %;
Productividad
Un 17 % de productividad;
Satisfacción
Las estadísticas de satisfacción del cliente hasta un 10 %.

Por otro lado, este estudio comenta que la incidencia del compromiso también supone una disminución de:

Absentismo
El absentismo laboral, hasta un 41 % menos;
Rotación
La rotación de personal, con una disminución del 24 %;
Salud
Los problemas de salud, hasta un 70 % menos.

Talento

Compromiso y retención de talento

Otra gran ventaja tiene que ver con la retención de talento. Si los empleados comprometidos están involucrados e implicados en sus roles, tendrán menos probabilidades de dejar su trabajo.

El talento, recordemos, es un factor de altísimo valor para la empresa, ya que implica una mejoría en el rendimiento y en la calidad del trabajo sin que sea necesario invertir en infraestructura o en equipo.

Si algunos de tus mejores empleados son aquellos que están comprometidos, no puedes arriesgarte a perderlos. En los tiempos que corren los empleados se fijan cada vez más en factores extrasalariales a la hora de decidir dónde hacer carrera. Es aquí donde el compromiso desempeña un papel fundamental, ya que supone un valor intangible que garantiza la retención del talento.

Es necesario involucrar al empleado con talento para que se sienta comprometido con la empresa. El compromiso es una herramienta clave y prioritaria en la retención del talento: para el 78 % de los directivos de empresa, la retención del talento a través del compromiso es un asunto de gran relevancia2.

Por el contrario, no fomentar el compromiso de los trabajadores puede producir una fuga de talento y que tus mejores empleados abandonen el trabajo para buscar metas más atractivas para ellos. Su marcha, sin duda, se notará tanto en la organización —por la disminución de la productividad— como en el resto de la plantilla, que verá como se quedan sin referentes en la oficina.

En el peor de los casos, la fuga de talentos puede suponer un efecto dominó que signifique la salida de otros miembros de la plantilla.

Compromiso

Hacia una cultura de compromiso

Por otro lado, aquellos empleados que se sienten comprometidos son profesionales con los que es más fácil trabajar. Aquí no nos referimos exclusivamente a que sean personas más alegres o felices: los empleados comprometidos ejemplifican una cultura de compromiso de la empresa.

Una cultura de compromiso significa un lugar de trabajo diseñado a partir de los valores corporativos. Significa la alineación de los valores de la empresa con la forma de trabajar de los empleados. Además, aquella empresa que mantenga una cultura de compromiso reflejará también una imagen de éxito.

En general, los trabajadores comprometidos sienten estos valores corporativos a diario. Celebrar a aquellas personas más comprometidas con tu organización es un primer paso hacia la creación de una cultura de compromiso.

New call-to-action
Ir al blog

También te puede interesar