Salario neto: ¿qué es y cómo se calcula?
Ir al blog

Salario neto: ¿qué es y cómo se calcula?

Una de las claves para comprender al máximo tu nómina consiste en saber entender qué es el salario neto, cuál es su diferencia con el bruto y cómo podemos calcularlo.


En toda nómina la empresa nos comunica nuestro salario a través de dos términos: salario neto y salario bruto. Generalmente, la mayoría de los empleados solo nos fijamos en el salario neto, ya que este es el que representa la cantidad de dinero que se nos ingresa a final de mes.

Sin embargo, ¿Qué significa exactamente salario neto?, ¿Cuáles son sus componentes? y ¿Cómo se calcula a partir del salario bruto? son cuestiones fundamentales que te ayudarán a comprender el funcionamiento de tu nómina y cómo está compuesto tu sueldo.

Salario neto vs. Salario bruto

En otro artículo nos hemos referido al salario bruto como la suma de todas las percepciones salariales y no salariales, es decir, todos aquellos conceptos que aparecen en nuestra nómina en el apartado de “devengos”.

En otras palabras, el salario bruto supone la suma del salario base junto al resto de conceptos que implican ingresos: como los complementos salariales, las horas extras, las dietas o el prorrateo de las pagas extraordinarias.

Pero, centrándonos en el salario neto, no nos basta simplemente con fijarnos en el apartado de ‘devengos’ de la nómina, en este caso también hay que fijarse en el apartado de las ‘deducciones’.

En pocas palabras, el salario neto se obtiene aplicando las deducciones (reducciones económicas) a la suma del total devengado. Las deducciones representan el conjunto de impuestos que, obligatoriamente, hemos de aportar con nuestro salario. De esta manera, las deducciones hacen que nuestro salario bruto se reduzca hasta convertirse en el salario neto, es decir, la cantidad de dinero exacta a la que se nos ingresará a final de mes.

Deducciones para calcular el salario neto.

La fórmula es sencilla: si al salario bruto le restamos las deducciones obtenemos el salario neto.

Esencialmente, las deducciones que encontrarás en tu nómina son de dos tipos:

Cotizaciones a la Seguridad Social

Cotizaciones a la Seguridad Social. Las cotizaciones son aportes obligatorios que realizamos a la Seguridad Social por el trabajo realizado. Estas aportaciones se dividen en los siguientes conceptos:

  • Contingencias comunes: Estas aportaciones tienen como objetivo la cobertura por parte de la Seguridad Social hacia aquellos ciudadanos que la necesiten. Por ejemplo, las contingencias que derivan de un accidente no laboral, enfermedad común y maternidad. Esta deducción supone el 4,7% de la suma del salario base y los complementos salariales.
  • Formación profesional: Para cubrir los programas públicos de formación profesional (tanto FP medio como FP superior) se nos retiene un 0,1% de nuestra retribución total.
  • Desempleo: Este aporte a la SS te garantiza poder cobrar la prestación por desempleo. En este caso, la reducción será del 1,55% para los trabajadores fijos y 1,60% para los trabajadores que estén bajo el régimen de trabajo temporal.
  • Horas extras: Las horas extraordinarias suponen una deducción del 2% sobre el importe total si son por fuerza mayor (Cuando estas horas extras están exigidas por la necesidad de prevenir/reparar siniestros y/o demás daños extraordinarios o urgentes). Si no lo fueran, entonces las retenciones serían del 4,7%.

Entonces, si no has trabajado horas extras, el porcentaje total destinado a esta deducción sería 6,35% si tienes un contrato indefinido o 6,40% si tu contrato es a tiempo parcial.

IRPF

IRPF. El IRPF es otro impuesto obligatorio que se destina a cubrir parte del gasto público. En realidad, el IRPF es más bien un adelanto de lo que tenemos que contribuir a hacienda.

A diferencia de lo que ocurre con las cotizaciones a la Seguridad Social, el IRPF es un impuesto variable, que puede variar desde el 2% (solo para determinadas modalidades) hasta superar el 47%. Este impuesto varía según numerosos factores:

  • La renta anual. El IRPF es un impuesto progresivo. Entonces, a mayor renta anual, mayor será el porcentaje IRPF que se nos retendrá. Para establecer esta característica, se ha fijado un sistema de tramos a nivel estatal:

    Tramos IRPF 2020 Tipos a aplicar (a nivel estatal)

    Desde 0 hasta 12.450€ 19 %
    De 12.450€ a 20.200€ 24 %
    De 20.200€ a 35.200€ 30 %
    De 35.200€ a 60.000€ 37 %
    De 60.000€ a 300.000€ 45 %
    Más de 300.000€ 47 %

    No olvidemos que al tipo nacional hay que sumarle el tipo autonómico, que varía según la región1.

  • Factores personales. Junto a la renta anual, el IRPF también está condicionado por diversos factores de carácter personal, como el estado civil del empleado, el nivel de carga familiar (si está a cargo de descendientes/ascendientes), la presencia o no de discapacidad.

Al depender de una multitud de factores, calcular el IRPF puede resultar una tarea compleja. Para hacer más sencilla esta tarea, la Agencia Tributaria pone a nuestra disposición una calculadora de IRPF2 con los porcentajes actualizados.

¿Como calcular el sueldo neto?

Una vez analizado las deducciones, podemos seguir los siguientes pasos para extraer nuestro sueldo mensual neto:

bruto anual

1. Extraer el bruto anual y el número de pagas anuales.

Por ejemplo, un trabajador que cobra 24.000€ brutos anuales en 12 pagas de 2000€ brutos al mes.

cotizaciones mensuales

2. Calcular las cotizaciones mensuales.

Para este ejemplo contaremos con un contrato fijo, por lo que el porcentaje destinado a las cotizaciones a la seguridad social será de 6,35%.

Entonces, el 6,35% de 2000€ será de 127€. Este será nuestro aporte mensual a la Seguridad Social.

Calcular el IRPF

3. Calcular el IRPF.

El siguiente paso será calcular el IRPF siguiendo la plataforma oficial de la agencia tributaria o cualquier otro simulador de IRPF actualizado3.

Si el trabajador se encuentra a cargo de dos hijos menores de 25 años, entonces su retención por IRPF sería del 11,48%. Entonces se le retendrá una cantidad de 229.58€ al mes.

Combinar deducciones y realizar la resta

4. Combinar deducciones y realizar la resta.

Finalmente, se le ha de restar ambas deducciones al salario bruto para obtener el salario neto mensual.

2000€ (Salario bruto mensual) – 127€ (Aportaciones a la Seguridad Social – 229,58€ (IRPF) = 1643,42€

Descárgate la guía práctica para entender tu nómina y tu retribución
Ir al blog

También te puede interesar