¿En qué se diferencian los beneficios sociales de la retribución flexible?
Ir al blog

¿En qué se diferencian los beneficios sociales de la retribución flexible?

La tendencia de mejorar las condiciones laborales (y vitales) de los trabajadores está arraigándose cada vez con más fuerza en el tejido empresarial.

El salario no es el único incentivo con el que fidelizar y retener a los empleados con más talento, sino que éstos atienden a otros incentivos como la conciliación, la flexibilidad o un buen ambiente en el trabajo; estamos hablando del salario emocional.

En este contexto se enmarcan los beneficios al empleado: servicios como facilitar el pago del menú diario, ayudas de guardería o los seguros de salud, que facilitan el día a día de los empleados, favorecen la conciliación y, gracias a su exención de IRPF, permiten maximizar la ayuda.

¿Qué son los beneficios sociales?

Beneficios Sociales

En el caso del Beneficio Social, los bienes, derechos o servicios se ofrecen al empleado como retribución en especie complementaria a su sueldo. Los ofrece cada empresa –asumiendo todo su coste–, basándose en el convenio colectivo o en políticas internas de gestión del talento.  Es decir, no se personalizan para cada empleado.

Ejemplos de beneficios sociales los hay muy diversos: desde cheques guardería hasta iniciativas de formación; los más comunes, sin embargo, son los vales de comida, los planes de pensiones o el seguro médico.

¿En qué se diferencian de la retribución flexible?

Retribución Flexible

Con la retribución flexible, la empresa proporciona a cada empleado la posibilidad de elegir qué parte de su retribución quiere seguir recibiendo como salario monetario y qué parte desea percibir en productos, derechos o servicios. La razón que subyace detrás de esta posibilidad es la exención de IRPF que disfrutan dichos servicios de forma que, al contratarlos con los requisitos establecidos legalmente, el empleado aumenta su salario neto.

  • Este carácter voluntario de la retribución flexible permite que el empleado elija los servicios que más se adaptan a sus necesidades diarias: así, los empleados con hijos menores de 3 años que coman fuera de casa podrían contratar cheques guardería y tarjeta restaurante, y los que se desplazan al trabajo en transporte público, una tarjeta transporte.
  • Por otro lado, también se pueden poner en marcha servicios en ambas modalidades en paralelo: por un lado, un trabajador puede tener a su disposición una tarjeta de transporte como beneficio social porque la empresa se las proporciona a toda la plantilla, o pueden formar parte de su sueldo como retribución en especie; o por otro lado, una empresa puede dar 50 euros en cheques guardería como beneficio social y que después el empleado los complete hasta el importe de la guardería de su hijo con retribución flexible. Las posibilidades, por lo tanto, son muchas.

Sea como fuere y teniendo en cuenta su diferenciación, en ambos casos las empresas buscan unos objetivos muy definidos: motivar a sus trabajadores y proporcionarles las herramientas para que tengan una calidad de vida mayor, ya que esto dará pie a una mayor productividad, un mejor ambiente laboral y a poder retener el talento, uno de los principales problemas que existen en la actualidad.

¿Quieres saber más sobre los beneficios sociales y sus ventajas?

 

La guía de los beneficios sociales para RRHH
Ir al blog

También te puede interesar