Cuándo puede una micropyme implementar una política de beneficios sociales
Ir al blog

Cuándo puede una micropyme implementar una política de beneficios sociales

Hoy en día uno de los mayores problemas para cualquier pequeña y mediana empresa es la dificultad de atraer y retener el talento, pues este puede ser el factor diferencial que le permita competir contra las grandes firmas. Por eso ya son cada vez más las compañías que apuestan por medidas atractivas destinadas a crear un ambiente laboral más atractivo. Hablamos de acciones como los beneficios sociales: pequeñas ventajas que ofrece la compañía al personal a través de servicios como los vales de comida, los cheques de guardería y transporte, los seguros o la formación para el personal.

Sin embargo, la carga personal de trabajo en una pyme suele ser mucho mayor que la de las grandes compañías, ya que una sola persona hace toda la labor que suele llevar a cabo un departamento entero. La multitarea es mucho mayor entre los empleados de las micropymes, quienes pueden verse perdidos con tanto trabajo y por eso, en muchas ocasiones, pasan por alto los beneficios sociales.

Pero la realidad es que los empleados españoles cada vez tienen más en cuenta los beneficios sociales. Según un estudio de Randstad1, los españoles que buscan empleo tienen en cuenta como principal factor la oferta de un salario con beneficios sociales. Es una tendencia que comparten los trabajadores de todos los niveles, pero pocas compañías los ofrecen debido a la creencia generalizada de estas políticas requieren tiempo y una mayor carga administrativa. Si buscáramos las posibles causas de esta realidad, probablemente constataríamos que casi el 95 % de las empresas en España son micropymes, es decir, son compañías que cuentan con menos de diez empleados2.

¿Por qué hay tantas pymes que aún no ofrecen beneficios sociales?

Para la mayoría de las pymes, las medidas de retención de talento como los beneficios sociales o la retribución flexible suponen una dificultad, ya que poner en marcha estas acciones implica dedicar un tiempo que no les sobra. Una empresa con pocos empleados difícilmente tendrá un departamento de recursos humanos al uso. Hablamos de firmas donde normalmente existe la figura de una única persona dedicada a reclutar, contratar y formar al personal. Esta “persona para todo” lo último que busca son complicaciones, ya que, debido a su multifunción, necesita optimizar al máximo su propio tiempo.

Entonces, la gran pregunta es: ¿cuándo puede una pyme o micropyme implantar los beneficios sociales?

La respuesta es simple: cuando quiera.

beneficios sociales micropymeAnteriormente, los beneficios sociales eran lujos que solo las grandes empresas podían permitirse. Sin embargo, la oferta de beneficios sociales se ha diversificado tanto que en la actualidad cualquier empresa, por muy pequeña que sea, puede comenzar a implementar beneficios sociales porque ya existen medidas que no suponen impedimento alguno. Por ejemplo, la adopción de un horario flexible es un beneficio social tan sencillo que su dificultad no va más allá de saber organizar bien al equipo.

Pero no podemos quedarnos ahí, ya que ahora mismo existe una gran cantidad de medidas de beneficios sociales asequibles para cualquier empresa, que no suponen ninguna carga añadida de trabajo. El dato más sorprendente relacionado con estas medidas es que generan beneficios económicos, ya que reducen hasta un 26 % el coste medio por empleado3. Esto se debe a que son ventajas pensadas para fomentar la satisfacción de la plantilla. Dicha satisfacción deriva en motivación y protege a la micropyme de fenómenos tan peligrosos como el absentismo o la baja productividad. El impacto económico de los beneficios sociales no termina ahí, porque, además, son 100 % deducibles del impuesto de sociedades.

Cabe añadir que los beneficios sociales no suponen una mayor carga administrativa ni requieren una gran cantidad de tiempo para su implantación. Más bien al contrario, ya que incrementan los beneficios empresariales y ayudan a controlar los gastos salariales de manera más eficiente. De esta manera, podemos optimizar aún más los costes empresariales.

Por lo tanto, cualquier pequeña y mediana empresa puede poner en marcha beneficios sociales de inmediato.

Las ventajas de los beneficios sociales son enormes, porque se controlan mejor los costes salariales sin tener que trabajar más y porque generan un ambiente laboral que favorece la conciliación y el compromiso de los empleados con la micropyme. En definitiva, no hace falta contar con muchos recursos para crear un modelo atractivo de empresa.

  • 1Randstad 2018: Employer brand research 2018, informe de país.
  • 2Según un estudio del Instituto de Estudios Económicos (IEE), 2018.
  • 3egún el informe Productividad y empresa saludable de IESE Business School.

Si quieres descubrir más sobre los beneficios sociales para rrhh descarga aquí nuestra última guía y entérate de todo.

La guía de los beneficios sociales para RRHH
Ir al blog

También te puede interesar