El employer branding y su impacto en la empresa
Ir al blog

El employer branding y su impacto en la empresa

En estos tiempos, en los que hay más competencia que nunca por el talento, conectar con el empleado se ha convertido en una de las misiones fundamentales de cualquier departamento de Recursos Humanos.


Entonces, no es de extrañar que en RR. HH. uno de los términos que más ha ganado protagonismo en los últimos años sea el de employer branding o marca empleadora.

La marca empleadora es un concepto definido como “la imagen de la organización como un ‘gran lugar para trabajar’ en la mente de los empleados actuales y de los actores decisivos del mercado externo (candidatos activos y pasivos, clientes y otros)”1.

Actualmente, las estrategias de employer branding responden a los hábitos de los trabajadores contemporáneos, y por eso están centradas en potenciar la imagen de la empresa a partir del cuidado estético y de la actualización del contenido de la web corporativa, así como del fomento del uso de las redes sociales.

Pero, aunque parezca un asunto superficial, apostar por una marca empleadora clara y efectiva significa elegir una estrategia de alto impacto para tu empresa.

atracción y retención

Mejora la capacidad de atracción y retención de talento

Los tiempos en los que los candidatos acudían a una entrevista sin tener más que una vaga idea de la empresa a la que se dirigían han terminado.

Vivimos en la era de la información, y para el empleado moderno es más fácil que nunca informarse acerca de cómo es y de cómo funciona internamente la empresa con la que se entrevista. Tanto es así que no sorprende que actualmente el 75 % de los buscadores de empleo se informe sobre la empresa antes de enviar su solicitud a una oferta laboral2.

Debido a ello, contar con una buena marca empleadora, ya sea a través de lo que se proyecte en las RR. SS. o en la web, es más importante que nunca, porque una imagen atractiva hará que la empresa capte más el mayor interés del talento en general.

El alcance de una marca empleadora efectiva no se limita únicamente a atraer la atención de aquellos candidatos que estén buscando empleo de forma activa, sino que afecta incluso a aquel empleado de talento que ya esté trabajando para otra empresa.

Actualmente, un 92 % de los empleados consideraría dejar su puesto por trabajar en una empresa con excelente reputación corporativa. Ahora que el talento está más abierto que nunca a cambiar de trabajo, desde Recursos Humanos es una misión considerar este perfil de trabajadores.

Por otra parte, es paradójico que el employer branding sea también la solución ideal para evitar que tu plantilla piense en irse a trabajar para otra organización. Una buena imagen corporativa contribuirá a fidelizar a tu plantilla y ayudará, en última instancia, a los empleados a que perciban a la empresa como el perfecto lugar donde desarrollar su carrera profesional.

Ahorra dinero y tiempo

Ahorra dinero y tiempo

La realidad es que el employer branding es una estrategia necesaria, ya que devuelve con creces el dinero y el tiempo destinado a su aplicación.

La explicación es sencilla: si conseguimos atraer a un mayor número de empleados de talento en nuestra empresa gracias a una buena marca empleadora, podremos captar talento más rápidamente.

De esta manera, el employer branding garantiza que la empresa:

Reclutamiento

Ahorre tiempo y dinero en reclutamiento;

incorporaciones de emergencia

Tenga mayor capacidad de respuesta ante incorporaciones de emergencia;

publicidad y en publicaciones

Gaste menos dinero en publicidad y en publicaciones de ofertas de trabajo;

fidelizar o atraer el talento

No se vea obligada a pagar primas o cualquier incentivo económico para fidelizar o atraer el talento.

Por otra parte, no olvidemos que el employer branding ejerce también una labor de retención de talento, lo que provoca, según un estudio de LinkedIn, una disminución del 28 % en la rotación del personal.

Potencia la productividad

Potencia la productividad

El ahorro, sin embargo, no es el único factor que convierte al employer branding en una estrategia rentable.

Contar con una plantilla de talento, a la que hemos atraído y retenido en gran parte gracias a la marca empleadora, significa contar con los mejores miembros para sacar el negocio adelante. Y todo ello sin necesidad de hacer grandes inversiones en equipo o infraestructura.

La motivación, la satisfacción y el compromiso son otros de los grandes beneficiados. Los empleados de una organización con buen employer branding se sentirán más identificados con su marca y se implicarán más con su trabajo. Un empleado comprometido hará un esfuerzo extra cuando haga falta.

Todo suma, y por eso no sorprende que el 71 % de las pymes con una marca empleadora clara y efectiva haya reportado un mayor desempeño al año siguiente de su aplicación. Frente a ello, se ha observado solo un 45 % de mejora en el rendimiento en aquellas pymes que carecen de una estrategia de employer branding4.

Ambiente y la cultura participativa

Fomenta el buen ambiente y la cultura participativa

Por último, como muchas de las medidas de employer branding incluyen la participación de los empleados, hablamos de una estrategia totalmente positiva en lo relacionado con el buen ambiente de la oficina.

Empoderando al equipo a partir de acciones como grabar videoblogs para la web o incentivando la participación de los trabajadores en las redes sociales corporativas, fomentamos una cultura de interacción transversal en toda la plantilla que genera sinergias y favorece la comunicación activa entre empleado y organización.

Con estas iniciativas la empresa muestra, además, su lado más genuino y transparente, logrando así una mejora en la reputación que la hará destacar por encima encima de la competencia.

New call-to-action
Ir al blog

También te puede interesar